Un prodigio de la Gracia

¡Oh Santa Genoveva, fundadora!
prodigio de la Gracia fue tu vida.
Caminas incompleta, siempre herida,
más, tu interior virtudes atesora.
Fue la humildad el pan de cada día
tus obras cotidianas sazonaba,
al amor y mansedumbre se sumaba
la adhesión a la Cruz, que era tu guía.

Ángel de soledad era tu oficio,
la santidad, ciencia que practicabas.
De paciencia y de amor fue tu servicio.

Un buen libro elegiste y con acierto,
donde aprender la ciencia que anhelabas.
El Corazón de Cristo siempre abierto.


M. Resurrección P. Lapeña

Solemnidad del Corazón de Jesús
Zaragoza, 23 de junio de 2006
 
Inicio · Piropos
La M. Resurrección P. Lapeña,
nos ofrece este soneto dedicado
a Santa Genoveva en la Solemnidad
del Corazón de Jesús.