Con noble y blanco mármol de Carrara,
has sido ya tallada, Genoveva.
Del escultor, eres otra obra nueva:
la santa que naciera en Almenara.
Intrepidez, bondad y amor revelan
los rasgos que el artista ha conseguido
del mármol arrancar, cuando lo ha herido,
a golpe de herramientas que cincelan.

La ternura se dibuja en tu mano
que acaricia a quien, sola, a ti se eleva
solicitando amor, calor humano.

Te acoge el Vaticano, y lo embelleces;
es tu lugar, ¡oh Madre Genoveva!
Por santa y fundadora lo mereces.
Madre Resurrección P. Lapeña
Religiosa Angélica
 
Inicio · Piropos
La M. Resurrección
nos ofrece este soneto
dedicado
a Santa Genoveva
en la bendición
de su escultura
en el Vaticano.